Documento de compromiso y adhesión al Pacto de los Alcaldes

Tras la adopción en 2007 del Paquete de medidas de la UE sobre clima y energía hasta 2020, la Comisión Europea lanzó en 2008 el Pacto de los Alcaldes para apoyar los esfuerzos desarrollados por las autoridades locales en la aplicación de políticas de energía sostenible y desarrollo de una economía hipocarbónica.

El Pacto es un movimiento único, con un alcance multinivel pero desde la base, que ha conseguido movilizar a un gran número de autoridades locales y regionales para desarrollar planes de acción y orientar las inversiones hacia la atenuación de los efectos del cambio climático.

A partir del éxito del Pacto de los Alcaldes, en 2014 se lanzó la iniciativa Alcaldes para la Adaptación, basada en el mismo modelo de gestión pública, mediante la cual se invitaba a las ciudades a asumir compromisos políticos y tomar medidas para anticiparse a los efectos inevitables del cambio climático. A finales de 2015, ambas iniciativas se fusionaron en el nuevo Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía, mediante el cual se asumieron los objetivos dela UE para 2030 y se adoptó un enfoque integral de atenuación del cambio climático y de adaptación a este.

Su firma indica algo más que una declaración pública: se compromete a contribuir al alcance e incluso superación de los objetivos de la Unión Europea en materia de clima y energía, reduciendo las emisiones de CO2 y aumentando la resiliencia frente al cambio climático. Por medio de la firma de Pacto de los Alcaldes se pasa a formar parte de una gran comunidad que reúne a autoridades locales con los mismos compromisos y ambiciones, pueden compartir su experiencia con otras autoridades locales en los niveles regional, nacional e internacional, y beneficiarse de la inspiración de sus ejemplos y de financiación para la consecución de los objetivos.

Los nuevos firmantes se comprometen a superar el objetivo de la Unión en 2030 de reducir las emisiones de CO2 en al menos un 40%, y adoptar un enfoque integral para abordar la mitigación del cambio climático y la adaptación a este.

En esta línea, el El Cabildo Insular de Tenerife aprobó en 2013 en Sesión de su Consejo de Gobierno la adhesión al Pacto, y el Pleno de la Corporación ratificó por unanimidad su compromiso con los objetivos para 2020. Su adhesión se produce tanto en la condición de signatario como de coordinador del Pacto en la isla, en este caso, con el compromiso de proporcionar orientación estratégica y apoyo técnico y económico a los municipios de Tenerife en su adhesión y en el cumplimiento de los objetivos del Pacto, además de impulsar la colaboración con otras islas para la extensión del Pacto y fomentar el trabajo en red en el archipiélago y con la red de coordinadores nacional y europea.

En cuanto a los compromisos del Cabildo como signatario, en junio de 2017 el Consejo de Gobierno Insular aprobó el Plan de Acción para la Energía Sostenible Insular, que se halla ya en ejecución, y paralelamente desarrolla tareas de información, concienciación y promoción de la participación ciudadana en la isla.

Las principales ventajas de la implantación del Pacto de Los Alcaldes son indudablemente, además del beneficio ambiental en la reducción de emisiones, la de un ahorro económico neto en los sectores público y el privado, la generación de economía y empleo de carácter estable, la mejora en la independencia energética y un mucho mejor acceso a ayudas y subvenciones de fondos europeos y nacionales.

Documento de compromiso: Pacto de los Alcaldes sobre el Clima y la Energía